Detrás de los muros de Frida

Las paredes esconden secretos, guardan historias que a veces terminan siendo reveladas. Es el caso de los muros de la Casa Azul de Frida Kahlo. En 1954, luego de la muerte de la artista, el baño fue tapiado por instrucciones de Diego Rivera y permaneció cerrado por cincuenta años. Al ser abierto se encontraron lavativas de peltre, carteles de Lenin y Stalin y, especialmente, elementos como corsets y muletas.

La fotógrafa Graciela Iturbide tuvo acceso a ese material que había sido amontonado en la bañera y le dio un giro poético. Esos elementos que habrían contenido el dolor de Frida fueron resignificados en maravillosas fotografías que ahora podemos ver en FoLa Fototeca Latinoamericana (Godoy Cruz 2626, CABA). La muestra que lleva el título Tiempo suspendido también incluye tomas del jardín botánico de Oaxaca, en el que las plantas precisan de grandes cuidados para sobrevivir. La vulnerabilidad atraviesa las obras de Iturbide y hasta diciembre podemos contemplarlas en FoLa.

 Nota publicada en VANIDADES

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s